FOLKPOZOBLANCO 2014, crónica de aquí.

 

Para un festival al que nadie le ha regalado nada, al que nadie le ha dado una oportunidad en los Medios andaluces y ha llegado donde está gracias al trabajo de sus creadores y al apoyo de su Ayuntamiento, podemos decir otra vez, ahí queda eso.

Porque  hemos llegado a la edición 26 con la misma capacidad de reunir a centenares de personas entorno  a la música y la danza tradicionales, sin cejar en nuestra obsesión por mantener un ápice de Cultura Tradicional en esta Tierra tan inhóspita de ello e ignorante de su propia historia. Y aunque esta realidad se imponga para quien lo medite un momento, lo cierto es que ALIARA y la CONCEJALÍA DE CULTURA del Ayuntamiento de Pozoblanco no sólo crean un magnifico espectáculo, sino que además consiguen durante unos días promover el debate entorno a la actualidad cultural de la Comarca e incentivar una cuestión tan importante para la tolerancia y la convivencia como es  el conocimiento de otras culturas a través de la música y los músicos, en teoría tan diferentes a  la nuestra, que entronca sin quererlo con sucesivas reuniones y coloquios de amigos y recien conocidos que intercambiamos opiniones, experiencias y a veces, ideas y pensamientos que vienen del Norte al Sur y otras que ellos se llevan como la transmisión oral que condensaba la vieja transhumancia. Al final, lo que compartimos es una forma de vida y de vivir.

Y es que el público de Pozoblanco, de Los Pedroches y el foránero que se acerca hasta nuestros escenarios no es cualquiera. Este, ya sabe. Con una propuesta muy interesante y heterogénea, a pesar del reto de estar a la altura del año anterior,  la programación de este año ha satisfecho todos los gustos y también ha causado sorpresas.

Sin duda, la presencia durante todo el festival del incombustible JAIME LAFUENTE propició los encuentros, la buena charla, el debate y la buena copa con la que bebimos de su excepcional sabiduría, tanta como la amistad y generosidad que derrocha. Días antes pasamos un rato único en su concierto de “De pícaros, picardías y otras melodías”, con el envidiable JESUS RONDA en el patio de la casa de la viga, escenario y rincón muy apropiado para las noches de verano.

Los incondicionales del NUEVO MESTER DE JUGLARIA nos pusimos las botas y a los que los conocieron por vez primera en directo les dejaron, dicen, un sabor a lo castellano puro y la auténtica música tradicional. Qué envidia.

La afabilidad y profesionalidad del canario  MIGUEL AFONSO se dejó sentIr de nuevo en el festival; primero con su entrañable muestra de los sonidos del forito canario junto al violinista LUIS MONTESDEOCA y luego poniendo en pie a las familias que asistieron a su espectáculo infantil en el que se acompañaba de excelentes músicos y fantásticas actrices y solistas. Desde luego, si a alguien no ha dejado de interesar la música tradicional, es a niñas y niños. Curioso.

La banda LUME DE BIQUEIRA se explayó en sonidos gallegos durante tres horas que mantuvieron embobados a los paseantes de las calles de Pozoblanco. Llamaba la atención su simpática seriedad y disciplina interpretativa. Recomendables.

LOS STOMPERS demostraron que no es vana la buena crítica que están teniendo en el panorama folk-pop-rock. Entregados y  cómplices con el público demostraron que en este festival sigue siendo necesaria una propuesta diferente.

Quizás, la mayor sorpresa la dieron RINGORRANGO. Muy recomendables, vanguardistas en la forma de mostrar la pureza de la tradición, exquisitos en su interpretación, perfectamente afinados, encantadores ellos y ellas, en definitiva, una propuesta tan novedasa como segura.

Y los anfitriones ALIARA presentando nueva formación (EVA FERNANDEZ se incorpora al grupo como voz y percusiones) y que logra así mantener los sonidos que caracterizan a este grupo desde sus inicios como un clásico de la música tradicional andaluza y no tan andaluza. Nos auguraron nuevo disco para Navidad e hicieron cantar y bailar a un público totalmente entregado. Con ellos intervino en un par de temas el onubense JAVIER JARAMILLO, antiguo componente que nos presentó y guió la noche del sábado. También nos acompañó en dos ocasiones la violonchelista CRISTINA AMOR, hija de nuestro compañero Doroteo en lo que esperamos sea la primera de una larga lista de colaboraciones y al bajo estuvo PEDRO DIAZ.

Por último mención especial a todos los medios que colaboran y siguen este festival, especialmente a DIARIO FOLK,  que apuesta fielmente por todo festival folk que se mueva  y también  para todos los técnicos que trabajan calladamente en el festival, especialmente a SONIDO CASEAUTO  y su mejor técnico VICENTE CASTRO. Y como no,  a un loco del folk incondicional, SEBASTIAN FERNANDEZ.

Cerramos esta edición con la esperanza y la ilusión en la siguiente, disfrutad de los reportajes fotográfiocos. Desde la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento Pozoblanco y desde Aliara, gracias a todos por vuestro apoyo.

Un pensamiento en “FOLKPOZOBLANCO 2014, crónica de aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *